La Persistencia de la Memoria

La Persistencia de la Memoria
Salvador Dalí

martes, 1 de septiembre de 2015

Apuntes introductorios a la lectura de Los Presupuestos metafísicos de la ciencia moderna de Edwin Burtt: el movimiento, el espacio y el tiempo en Galileo.



Por José Antonio Gómez Di Vincenzo

En este apartado Burtt va a analizar aquellos aspectos de la filosofía del astrónomo italiano que lo diferencian de sus predecesores inmediatos. Es su trabajo con el movimiento de los cuerpos sobre la faz de la Tierra lo que agrega una serie de tópicos importantes a su filosofía de la naturaleza.

Galileo abandona definitivamente la apelación a causas finales para el desarrollo de sus explicaciones. La herencia aristotélica es dejada de lado, de los por qué pasamos a un cómo se produce el movimiento como pregunta disparadora. En efecto, ya no se utilizan términos como acción, pasión, fin, lugar natural, causa eficiente. Ya no se prestará atención a las cualidades y las sustancias para pasar a la matematización del movimiento de los cuerpos y el estudio del cómo.

Efectivamente, el gran paso de Galileo consistió en el abandono de la teleología para analizar más que las finalidades los procesos mismos. Según Burtt, el método galileano esencialmente dio un paso hacia el método moderno con “la percepción intuitiva de un grupo de hechos, de elementos tales que, combinados cuantitativamente, produzcan los hechos observados”. Pág. 98

Galileo tuvo que redefinir la matemática para apartarse de la idealista escolástica con el objeto de dar cuenta de los movimientos terrenales. Para ello tomó del uso común términos como fuerza, resistencia, movimiento, velocidad y aceleración y les dio un sentido matemático, para que puedan actuar en formulaciones matemáticas junto con categorías como líneas, ángulos, curvas, etc. En síntesis, el italiano redefinió las matemáticas para ajustarlas a su nueva mecánica.

Ahora bien, el estudio del cómo  del movimiento lo lleva a tener que pensar también los conceptos de espacio y tiempo. En definitiva, de la escasa importancia que la Escolástica y la física aristotélica daban al espacio y el tiempo no sólo dejaba la indagación de lado sino que resolvía la cuestión alejándose de su matematización como sí hacía el platonismo y  el pitagorismo. Galileo y los modernos pasan a pensar en los objetos y sus relaciones como esencialmente matemáticas, una transición lenta pero notablemente influida por el renacimiento del neoplatinismo.

En la metafísica de Galileo, espacio y tiempo son categorías centrales. “El mundo real es el mundo de los cuerpos en movimiento que puede ser analizado matemáticamente, y esto significa que el mundo real es el mundo de los cuerpos que se mueven en el espacio y en el tiempo. Pág. 100

La tradición antigua ligaba el tiempo a las categorías de potencia y acto. De este modo, el estagirita analizaba el cambio. “Este método de análisis permite establecer de manera notable una continuidad lógica entre la transformación de la bellota en roble o del roble en mesa y la unión con Dios en el éxtasis religioso en el cual el hombre, supremo en la jerarquía de la materia informada, se pone en bienaventurado contacto con  la Forma Pura o Realidad Absoluta”. Pág. 100

Con Galileo desterramos al hombre de la naturaleza, ya no antropomormizamos el mundo, no hay ni memoria ni voluntad en el universo. El tiempo se nos presenta como un continuo mensurable. Sólo el presente existe como línea divisoria entre el pasado que se desvaneció y el futuro incognoscible. El tiempo deja de ser algo vivido. En síntesis, el tiempo pasa a ser duración matemática mensurable.

De este modo, el tiempo en Galileo nutre la concepción mecanicista de que los acontecimientos futuros pueden ser predichos con exactitud. El hombre queda entonces sometido a la necesidad mecánica.


En cuanto al espacio, Galileo analizaba los hechos en términos de distancia considerando relevante su lugar en el estudio del movimiento. Con esto se diferenciaba de los escolásticos para los cuales la cuestión era meramente accidental. El mundo de la naturaleza paso en los albores de la modernidad de finito a infinito, una de las transformaciones más importantes para el desarrollo de la física moderna.

No hay comentarios: